Home Staging, ¿Decorar para vender?

La palabra home en ingles es casa y staging es una palabra inventada cuyo origen es la palabra stage, que significa escenario, por tanto home staging se podría traducir como ‘Hogar Escenario’.

La creadora del termino es Barb Schwartz, una agente inmobiliaria que en 1970 en Estados Unidos empieza a realizar algunos cambios en las viviendas de sus clientes y sorprendida con los resultados decide crear su propio negocio; lo que hoy ya se ha convertido en una profesión. Barb no solo descubre que las casas a las que hace home staging se venden antes, sino que las negociaciones de precio son mucho menores.

¿Cuándo se somete una vivienda a un proceso de Home Staging, qué se hace exactamente?

Nada más y nada menos que marketing. Consiste en convertir un hogar en una casa, una casa como un producto que se pone en venta en el mercado y como tal hay que aplicar las técnicas de marketing más adecuadas, estudiar que clientes se interesarán por ella, poner el precio adecuado y mejorar la presentación. Una casa a la que se ha sometido a un home staging permite a los compradores visualizarse en ella. Los compradores pueden mentalmente colocar sus propios muebles en las habitaciones e imaginar la felicidad que les supondrá vivir en ella.

Debemos partir de la base de que vivir una casa no es lo mismo que presentarla para la venta. Los posibles desperfectos, pintura, suciedad en paredes o techos y desorden al que nos hemos acostumbrado a vivir, cuando alguien nos visita ve esos defectos y desorden multiplicado por tres. En muchas ocasiones las casas a la venta están diciendo a gritos ‘nos mudamos porque se nos queda pequeña’, o ‘no hay suficiente espacio para almacenar’, o ‘hace falta mucha reforma’. Los potenciales compradores sólo tienen unos minutos para ver el piso, y antes de ir a visitarlo pueden intuir que les encaja, bien porque tiene los metros cuadrados o bien por orientación, sin embargo durante la visita sienten una gran decepción si no está preparada para recibir visitas de compradores.

¿Cómo se prepara la vivienda?

Se siguen tres pasos:

1.- Organización.

Empezando por lo que el propietario se quiere quedar para su futura casa y terminando por lo que quiere tirar. En esta fase el propietario se deshace de las cosas que no quiere, trabajo que quizá ha ido retrasando con el paso de los años y se le han acumulado cosas que ocupan las estancias en mayor o menor medida.

  • Eliminar muebles auxiliares, cuadros, botes de crema, colonias, cestos con peines y adornos, así
    como toallas usadas y húmedas.
  • Encimeras libres de objetos, electrodomésticos pequeños, libros y adornos.
  • Retirar los abrigos de perchas fuera de un armario, zapatos, adornos, muebles auxiliares
  • Retirar fotos, revistas, adornos, colecciones de arte, cuadros. Dejar lo mínimo imprescindible.

2.- Limpieza.

Una vez que se ha organizado la vivienda por fases y se han eliminado los objetos y enseres que sobraban, llega la hora de hacer una limpieza profunda que en la mayoría de los casos incluye pintura, siempre mejor blanca, que aporta luminosidad, limpieza de baños, cocina, ventanas, azulejos, que todo esté reluciente.

 

Todavía muchos propietarios se resisten a pintar cuando la limpieza que aporta la pintura blanca a una vivienda es insuperable, tiene un coste muy bajo comparado con la imagen que transmite y ayuda a posicionar el precio y a incrementar cuantitativamente la valoración de los compradores.

3.- Creación de escenarios.

Esta fase constituye la recreación de escenas de la vida cotidiana. Se distribuyen los muebles de cada estancia, de manera que se aprecien mejor los espacios. Es recomendable que haya pocos muebles y colocados de la manera más simplificada posible, que permitan circular bien por toda la vivienda, sin demasiados accesorios ni colores, armónico y estético pero sin protagonismo, se sugieren momentos que se pueden vivir en esa casa, como una mesa puesta, un rincón para
evadirse, una espacio en el que el potencial comprador visualice su futura vida en esa casa.

4.- Fotografía Inmobiliaria

Para poner el producto en el mercado es importantísimo que las fotografías sean atractivas y reales. A la fotografía no se le da la importancia que tiene y es lo primero que captará la atención de un potencial comprador. La fotografía debe contar la verdad de la vivienda para que el interesado vaya a la visita con un porcentaje muy elevado de convencimiento de que la vivienda que va a ver es la que esta buscando. Si una fotografía engaña la decepción del comprador generará desconfianza. Los especialistas en este tipo de fotografías no agrandan los espacios si no que usan los objetivos adecuados para que las fotos reflejen el máximo de información de una habitación y los encuadres más adecuados para que el reportaje fotográfico sea el primer paseo por la vivienda.

 

¿Home Staging es decoración?.

No es decoración, cuando se hace home staging se despersonaliza, se resta protagonismo a los muebles y se intenta que pasen desapercibidos, que el espacio sea el protagonista. Al contrario, cuando se decora una vivienda se hace personalizada para un cliente determinado, con un estilo de vida concreto. El home staging ayuda a retirar distracciones para que el potencial comprador se centre en los espacios, y no lo en lo que hay en los espacios. Si analizas un espacio preparado para la venta desde el punto de vista decorativo sería bastante escaso, a veces monacal. Precisamente lo que queremos evitar es que parezca excesivamente decorado para que el cliente pueda obviar la decoración y centrarse en lo emocional, en recrear su propio estilo de vida en esos escenarios.

 

¿Puedo hacer home staging por mi cuenta o necesito un profesional?.

Sin asesoramiento se puede mejorar mucho el estado de una vivienda siguiendo las recomendaciones de este artículo, aunque, como en todo la ayuda de un profesional será definitivo para darle el enfoque más profesional y objetivo a la presentación de la vivienda. Si se contrata a un home stager para hacer un diagnóstico de la vivienda y que elabore un informe de recomendaciones y cambios que son aconsejables. Podemos pedirle que en el informe nos detalle
habitación por habitación incluso la recomendación de colores para el toque final. Una vez recibido el informe, el propietario de la vivienda podría realizar los cambios con sus propios medios.

Otra opción consistiría en contratar a un profesional para que gestione todo. Nos dará un diagnóstico y un presupuesto con sus recomendaciones y él se encargará de todo o de la parte que queramos contratar.

El Home Stager es un consultor de marketing especializado en viviendas para vender y para alquilar. Según sea venta o alquiler se adapta a las circunstancias del propietario, si vive en la casa y la vivienda hay que ponerla a la venta mientras el propietario vive en el piso, o si la vivienda está vacía de ocupantes y vacía de muebles o enseres, o si es vivienda para alquilar… En cualquiera de las circunstancias nos dará la mejor valoración según su experiencia para que
alquilemos en el menor tiempo posible.

 

Home Staging es reformar?

Se trata de usar los mínimos recursos para potenciar los puntos fuertes de la vivienda. No se trata de hacer reforma, se trata de evitarla.

El home staging puede suponer hacer arreglos en algún enchufe, grifos que no funcionan, y definitivamente siempre pintar, mejor de blanco que es lo que más limpieza aporta a una vivienda usada. Una antigua gotera en un techo que ha dejado huella, aunque la gotera ya no exista, crea una imagen equivocada en el comprador, la pintura evitaría que los compradores cualificasen la posible reforma en un precio excesivo.

Aunque el comprador esté dispuesto a hacer una reforma en una vivienda nueva, una gran mayoría no son capaces de imaginar la futura casa cuando hay una puerta rota, una pared con humedades u otras muchas cosas que puede arreglarse con poca inversión. Esos pequeños detalles si no se arreglan, si no se pinta la vivienda se genera ‘ruido’ en la vivienda, un ruido que el visitante ve amplificado, más del que el propietario puede ver porque esta acostumbrado a él ya que vive con él. El ’ruido’ no permite al comprador concentrarse en el verdadero objetivo de su visita a la casa, que es comprobar que la quiere comprar o alquilar.

 

¿Qué pasa si la casa está reformada y sin amueblar?

El home staging se ocupa de darle credibilidad a esos espacios. Con muebles de cartón y accesorios se recrean escenarios que ayuden a los clientes a imaginar su vida allí y que puedan suponer los metros cuadrados que tiene cada estancia ayudandose de los muebles que se han colocado, y sobre todo, instalarse mentalmente allí con sus propios muebles.