Tres claves para vender tu casa

Si nos enfrentamos a la tarea de vender nuestra casa o una casa que heredamos, en la mayoría de los casos hay un componente emocional que nos impide mirar la casa con objetividad y ponernos en la piel del potencial comprador. Donde nosotros vemos a la familia viendo la tele o jugando a las cartas, el potencial comprador buscará luz y confort para su propia familia y en ningún caso deseará ver reflejado en su futuro hogar los restos de nuestra vida. Puede que la casa esté llena de juguetes y la pareja que la visita no puede tener hijos, o que los propietarios se cambien de casa por falta de espacio y hemos llenado la casa de armarios por todas partes para suplir la falta de espacio.

Aunque se venda la casa por falta de espacio, no se debe transmitir al futuro comprador que la casa es pequeña y el exceso de muebles. La distribución de los mismos es importante para que el comprador perciba un espacio como amplio o como pequeño. El comprador solo tiene unos minutos para ver nuestra casa y tenemos que mostrar en poco tiempo todo su potencial.

Vender una vivienda mientras vivimos en ella supone un esfuerzo de toda la familia por mantener el orden, hay que adoptar nuevas costumbres temporalmente. El beneficio de ese esfuerzo se reflejará en el precio y en el plazo. Conseguiremos un comprador más rápido y la negociación de precio sea menor.

Seguir leyendo Tres claves para vender tu casa